Oswaldo Jarrín cuestiona discurso de la Conaie

0

El ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín, compareció durante alrededor de una hora y media en la Comisión que analiza los hechos del paro nacional. Durante ese tiempo dijo que no haría ninguna mención a personas individuales o a organizaciones, porque durante las protestas hubo muchedumbres.

Pero sí se refirió a una, a la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) para cuestionar lo que a él le causó “extrañeza”, la declaratoria de un estado de excepción en territorios indígenas, que involucró un llamado a retener a los militares y policías que ingresaran allí.

Ante el discurso justificativo de la Conaie de que Ecuador es plurinacional, Jarrín fue contundente en su respuesta: “Claro que es plurinacional, quién desconoce que es plurinacional. Pero eso no rompe la unidad. Primero somos unitarios, primeros somos un Estado”.
Eufemismos 
Rechazó el uso del lenguaje de los dirigentes indígenas, quienes han sostenido que no hubo secuestro de policías y militares.

“Le pueden autodenominar con eufemismos, retención, detención, cualquier nombre. El nombre concreto es secuestro porque si a una persona le prohíben, no le permiten salir, eso es un secuestro”, indicó.

El Ministro confirmó que hubo 255 militares secuestrados durante el paro nacional. Inclusive, de un grupo de 55 infantes de marina que estaba en Otavalo, para entrenamientos de buceo en la laguna de San Pablo, al que no se le dejó salir de su hotel.

Pero no fue lo único. Mientras hacía una referencia de los delitos que se pudieron haber cometido, como sabotaje, cortar servicios básicos, secuestrar a militares y atacar al Fuerte Militar La Balvina, señaló que se debería investigar el llamado que realizó el presidente de la Conaie, Jaime Vargas, a las FF.AA. a retirar su apoyo al presidente, Lenín Moreno.
Acciones 
El ministro Jarrín continuó su intervención explicando cómo considera que sí hubo labores de inteligencia durante las protestas. Pero dijo que se debe entender que no hay una sola inteligencia, sino varias, una de ellas la operacional de las FF.AA. Por eso, dijo, se tomaron decisiones como cambiar la sede de Gobierno de Quito a Guayaquil o trasladar militares de una provincia a otra. Aunque sí reconoció que hubo fallas.

Además, explicó que la tarea de los militares no fue exclusivamente resguardar la seguridad del Estado y de las áreas estratégicas, con la disposición de no utilizar armas letales, sino que también apoyó con el abastecimiento a las ciudades donde no había suficiente provisión de alimentos e insumos médicos.

Señaló que se hizo un puente aéreo en el que participaron 15 aviones y 14 helicópteros, con 385 horas de vuelo. También se destinaron 1.108 vehículos para abastecimiento y 62 convoyes fueron escoltados, principalmente a las provincias del sur.

Finalmente, reafirmó que hubo organizaciones con formación tipo militar, pues se evidenció el uso de filas, una para protegerse, otra de lanzadores con cócteles ‘molovot’ “que no son improvisados” y una tercera de dirección y reorientación. (I)

 

Fuente:www.lahora.com.ec

Share.

Comments are closed.