Tuberculosis, el mal que ronda las cárceles ecuatorianas

0

Si en un grupo de 10 personas, una tiene tuberculosis, es poco probable que contagie a las demás; pero eso solo sucede en condiciones normales, pues si ellas mismo se encuentran en un ambiente con ventilación escasa, mala alimentación y hacinamiento, lo más probable es que todas se infecten. Eso se debe a que la bacteria que causa la enfermedad ataca a quienes tienen las defensas bajas o que, en palabras del presidente de la Federación Médica Ecuatoriana, Ernesto Carrasco, están inmunodeprimidos.

Este segundo panorama es en el que encaja la situación que vive la población carcelaria en el país, por lo que Carrasco afirma que las prisiones son un “caldo de cultivo” para que la tuberculosis o TB se propague rápidamente, más ahora que a nivel mundial se habla de bacterias que se han vuelto multiresistentes a los antibióticos.

En este sistema que actualmente está en el tercer y último mes de Estado de Excepción, familiares han denunciado negligencia en el cuidado de pacientes contagiados en los centros. Sin embargo, no se han conocido respuestas concretas para abordar la problemática y ante la consulta directa al Servicio de Atención Integral a Adultos privados de la Libertad y Adolescentes Infractores (SNAI), este Diario no ha recibido respuesta. Desde febrero, en la Penitenciaría del Litoral ya se alertaba una posible epidemia de TB. El 14 de ese mes, la familia de uno de los internos que falleció en un hospital denunciaba que había adquirido la enfermedad mientras cumplía su condena y que los últimos cinco meses de su vida estaba totalmente desgastado.

En ese tiempo el anterior director de esa cárcel, ubicada en Guayaquil, Alfredo Muñoz, confirmó que habían 120 casos de tuberculosis y mencionó que era urgente una intervención. Casi cinco meses después, un exguía que trabajó en la Penitenciaría comentó a La Hora que en el pabellón llamado ‘Logros’, en el que estaban los contagiados, habían 265 personas y que el nuevo responsable de la prisión habría cerrado esta área y los habría ubicado en el pabellón 7, donde están quienes tienen condiciones psiquiátricas.

El experto en seguridad Ricardo Camacho confirma que la ‘Peni’, como se le conoce, es la cárcel con el mayor número de enfermos de tuberculosis y que la cantidad sí superaría los 200 presos. Según Camacho, quien conoce de cerca el sistema carcelario, entre las grandes fallas de la construcción de los centros de la época del expresidente Rafael Correa, está la falta de pabellones específicos para tratar afecciones a la salud física y mental.(I)

Fuente:www.lahora.com.ec

Share.

Comments are closed.